Contáctanos    Urgencias (24 hrs.): 5360-3311 y 5240-0404

Reproducción Factores que afectan el comportamiento sexual en los perros

Factores que afectan el comportamiento sexual en los perros

Ambiente

Los perros machos son mas territoriales que las hembras y se ha sugerido que cuando una hembra es dominante sobre un macho en particular, existen muchas posibilidades de que el macho fracase en el apareamiento. La dominancia del macho puede ser pronunciada en su territorio; por ende las hembras son llevadas al territorio del macho para la copula.

Los humanos también influyen sobre la conducta sexual de los perros. Algunos perros responden a la presencia del propietario, otros no. Algunos perros permiten la asistencia del hombre durante el servicio; algunos machos actúan mejor si otro macho está en el área. La respuesta es muy individual entre los perros y las perras, si hemos sido observadores en el caso de perros callejeros, estos pueden copular en la calle en donde transita gran cantidad de gente, sin embargo hay algunos que con la simple presencia de una persona se inhiben.

Los ruidos, la iluminación, el tipo de piso (tracción) y otros factores ambientales pueden influir el apareamiento.

Experiencia

Los perros machos adultos jóvenes pueden excitarse mucho frente a una perra en celo e intentar montarla por la cabeza o por un lado antes de orientarse de manera correcta: La inexperiencia puede redundar un fracaso para desmontar a la perra, hasta que esta literalmente expele al macho de su lomo. Las perras que no ha sido cruzadas anteriormente muestran una mayor tendencia al juego que las perras que ya han sido cruzadas, por ende la conducta sexual, refleja respuestas innatas y aprendidas. En un estudio realizado en perros de la raza Beagle se ha sugerido que las perras muestran distintas preferencias por los machos de manera muy particular durante el apareamiento, ya sea aceptado o rechazado activamente a un macho especifico. Las preferencias permanecían durante varios ciclos y no se relacionaban con afinidad social por los machos durante el anestro. El papel dominante no fue consignado.  los machos rara vez se mostraban exigentes si la hembra se mostraba receptiva. Por consiguiente se considera que la hembra determina el éxito de la copula cuando alguien elige un par de machos para el servicio. La evidencia de la dominancia se basa sobre estudios de casos en los que otros factores pueden haber influido en la conducta.

Comportamiento durante la cruza

Generalmente después de una exploración anogenital de la hembra y de juego e intentos con una o más montas con empuje pélvico de parte del macho sigue la cópula. La penetración copulatoria es más o menos el resultado de acierto y error del empuje pélvico, ya que el macho puede montar a la hembra varias veces efectuando el empuje pélvico antes de alcanzar la penetración, la hembra presenta una respuesta positiva, tal como curvar los miembros traseros, desviar la cola y mover la región genital externa; estas respuestas facilitan la penetración. Después de que se da la penetración completa sigue un cambio dramático en el comportamiento del perro, el cual empuja caudalmente con los miembros delanteros, la cola del macho se encuentra plegada y con los miembros traseros da pequeños pasos junto con pequeños movimientos de la pelvis, los pasos que da con los miembros traseros llegan a ser tan bruscos que puede perder el equilibrio y caer. Este comportamiento es denominado “reacción eyaculatoria intensa”, ye es durante esta reacción que la fracción densa de semen es expulsada. La reacción eyaculatoria intensa dura de 15 a 30 segundos. En adición al comienzo de la eyaculación el pene se congestiona dentro de la vagina, esto provoca que el macho y la hembra se “abotonen” uno con otro, el bulbo del pene se congestiona a toda su capacidad y no puede ser sacado fuera de la vagina.

La hembra generalmente permanece rígida durante la reacción eyaculatoria intensa, pero puede tirar al macho antes de que este desmonte, volteándose o girando. Si estos giros o el voltear da como resultado que el pené se salga de la vagina con el bulbo parcialmente congestionado, entonces debe haber un desentumecimiento completo antes de que intente una nueva monta. Tocando manualmente el canto de la corona del glande, justo debajo del proceso uretral se facilita el desentumecimiento. Este procedimiento es especialmente útil si el pené se congestiona fuera de la vagina y fuera del escroto y el perro es incapaz de envainarlo nuevamente ( se debe ser cuidadoso si se toca esta parte del glande ya que es muy sensible).

También a veces la perra puede lamer la punta del pené estimulando el desentumecimiento de éste lo cual hace posible la siguiente penetración.

Si la penetración ha sido exitosa, el macho se da vuelta levantando una pata sobre la unión de tal manera que los animales quedan cola contra cola en una posición de “candado genital”. Esta unión generalmente dura entre 10 y 30 minutos, pero puede ser normal de 5 a 60 minutos. La eyaculación continúa durante este “abotonamiento” pero es casi exclusivamente de fluido prostático.

La razón de esta posición es poco clara, se ha sugerido que éste comportamiento ha sido retenido desde sus ancestros, los lobos y los perros salvajes, ya que la pareja durante la cruza queda vulnerable a un ataque, así que esta posición coloca “dentaduras” en ambos lados.

Sin embargo algunas razas como el Chow-Chow, el abotnoamiento rara vez se presenta y los resultados de las cruzas generalmente son buenas.

Obviamente, se puede producir camadas con el uso de la inseminación artificial, siendo innecesario el “abotonamiento” para la fertilización. Antiguamente se creía que durante el “abotonamientos” , las contracciones de los músculos vaginales de la hembra mantenían el cuerpo cavernoso del perro lleno ocluyendo el retorno venoso del pene, ahora se sabe que el mantener el cuerpo cavernoso lleno es un reflejo espinal. Este reflejo involucra la contracción de algunos músculos perianales que ocluyen el retorno venoso y otros músculos bombean sangre para mantener el tono vascular del pene. El botón es roto como resultado del desentumecimiento del bulbo o del glande del pene cuando los reflejos espinales disminuyen. Toda esta secuencia es una conducta esetereotipada de los cánideos.


AUTOR: MVZ. Ernesto Ávila Escalera, Clínica Veterinaria del Bosque, México
URGENCIAS VETERINARIAS 24 HRS: 5360-3311 Y 5240-0404 | CONTACTO | MAPA DEL SITIO | AVISO DE PRIVACIDAD | Síguenos en: