Contáctanos    Urgencias (24 hrs.): 5360-3311 y 5240-0404

Conducta El dueño y los problemas conductuales en el perro

El dueño y los problemas conductuales en el perro

Mucha gente que posee perros establece una relación de compañía hacia su animal. La intensidad de este vinculo varia desde una caracterizada por un trato con mucho afecto, hasta una relación con poco empeño psicológico. Se estima que la relación de tipo sociable comprende un 50% de los dueños de perros, alrededor de un 20% de los dueños parece que mantiene a sus perros por la razón primaria de que el perro les confiere una situación de “estatus” o de tener una posesión valiosa ( como si se tratara de coleccionar carros, o monedas antiguas), el 30% restante son propietarios de perros que los tienen por factores ajenos a su voluntad, ósea por algún compromiso y que viven con fastidio o temerosos de los daños que estos pudiesen causar.

Es importante considerar la relevancia de las actitudes del dueño y su personalidad con respecto al comportamiento del perro, primero desde un punto de vista teórico suponiendo que nunca se a visto a un perro con problemas de comportamiento, nosotros sabemos que los perros son animales de conjunto, los cuales se comunican de manera efectiva con otros miembros de la jauría usando un lenguaje corporal, aunque no entendemos totalmente estos patrones de comunicación, sabemos que son complejos y sutiles, por ejemplo, sabemos que los lobos son capaces de usar su lenguaje corporal para fingir o realmente atacar. Nosotros sabemos que muchos perros los cuales son animales de compañía domésticos consideran a la familia con la que viven como miembros de su grupo o jauría. Los perros que conviven frecuentemente con sus dueños, tienen poco que hacer durante el día y se pasan observando a sus dueños durante las 24 horas a los amos y le dan un sentido al lenguaje corporal de estos, por lo que estos perros son extremadamente sensibles a las acciones de sus amos, a sus gestos y tono de voz, también sabemos que la interacción social para los perros es un incentivo muy poderoso y aprenden rápidamente acciones que provocan una respuesta de sus dueños. Teniendo en cuenta estas consideraciones, no seria sorprendente que un perro que ha desarrollado un problema de comportamiento estuviera influenciado por el comportamiento de su dueño y por lo tanto, por su personalidad.

Muchos dueños de perros agresivos presentan problemas para aceptar que sus perros son agresivos, para muchos dueños la agresión es el ultimo recurso de sus dueños, y  un gran número de dueños de perros se expresan de su perro; “ Quería hacer otra cosa” o insisten en que su perro no es agresivo y dicen  “ solo  esta dando un pellizco “ o “ no paso nada, ni siquiera abrió la piel “, “ a todo perro se le permite morder una vez”, o “lo hizo solo para probar que no es cobarde”, estos dueños encuentran difícil  de reconocer la agresión, solo un ataque total con mordida severa es vista como agresión. Solo pocos dueños de perros, reconocen que cuando su perro se comporta de manera insolente, que pellizca con el hocico, gruñe o intenta morder, es parte de un patrón de comportamiento que puede aumentar.

Los dueños de perros cuyos problemas provienen principalmente de una interacción personal con sus perros de compañía, frecuentemente exhiben alguna característica de comportamiento peculiar  en esta relación. Es difícil categorizar estos extremos si dejar de dar la impresión que el dueño debe ser,” de este tipo o de este otro tipo “, de hecho los dueños pueden entrar en todas las categorías al mismo tiempo. Con este entendimiento las siguientes descripciones pueden ser de ayuda, aunque seguramente les han observado en algunos de sus clientes que acuden a la clínica diariamente.

Dominador físico

Los dueños dominantes físicos son usualmente hombres, pero pueden ser mujeres o niños. Los niños que muestran este comportamiento usualmente reflejan padres autoritarios que actúan también físicamente con el niño. Los perros que responden pobremente a tales dueños son principalmente del tipo excitable con reflejos de defensa activos.

Los dueños altamente físicos con frecuencia se sorprenden de los rápido y voluntarioso que puede responder su perro a los métodos no físicos de mostrar y ordenar, este fenómeno demostrable provee motivación para que escuchen los consejos y cambien de actitud general hacia el perro. Cuando el perro percibe el cambio de comportamiento de su dueño frecuentemente el problema disminuye con rapidez.

Dominador vocal

El “síndrome de sargento repetitivo” se origino durante la primera guerra mundial (donde muchos sistemas de obediencia canina se originaron), cuando se utilizaron a los perros como centinelas o mensajeros en las trincheras utilizados en el ejercito alemán, perros que tenían que ser entrenados con ordenes gritadas, debido al ruido de la artillería y de las armas de fuego que competían con la voz. Excepto en los perros militares de aquel entonces, es tiempo de que tal tipo de entrenamiento termine antes de que nuestros clientes comiencen con problemas de laringitis crónica. La mayoría de los perros pueden escuchar sonidos a 23 metros de distancia, que no pueden ser detectados por a 9 metros por oídos humanos, es bien sabido que un ruido con fuerza pone en acción una respuesta de reflejo de defensa, usualmente el del tipo de evitar cuando se trata de obediencia, es más fácil condicionarlos con palabras cortas y con un tono de voz suave como ven, siéntate, etc.

Seductor físico y / o vocal

El dueño que trata de ganar lealtad y obediencia a través de mimar constantemente, hablarle” como a un bebe”, persuadiendo al perro problema está practica se le conoce como “emocionalidad”, en otras palabras, es el dueño y no el perro el que obtiene una satisfacción emocional de tal comportamiento. Este tipo de dueño trae a consulta a un tipo de perro inmaduro que puede estar comportándose viciosamente.

Inseguro / indulgente

Debido a que no se encuentra falta en ellos mismos, muchos dueños de perros problemas no han enseñado a sus perros ninguna base de liderazgo. Cuando este tipo de dueños se encara con perros que muestran independencia, lo perciben frecuentemente de su propio valor personal. La reacción generalmente se aumenta, ya sea cumpliendo los deseos del perro, o separándose de la compañía de su perro, ignorándolo. Se acepta el concepto disciplina generalmente como algo que implica castigo, pero esta definición esta en ultimo lugar en la lista de las definiciones de su diccionario, la disciplina primeramente es campo de estudio y en segundo lugar (en el caso del trato con perros), es el entrenamiento para corregir y moldear. Implícitamente la definición contiene un elemento de consistencia, lo cual tiene una gran importancia en los conceptos de liderazgo cuando el dueño inseguro y complaciente entiende los efectos de su inconsistencia, se abre un camino para desarrollar un programa que pueda solucionar el problema.

Ambivalente

No se refiere exactamente al dilema clásico de amor-odio, el dueño ambivalente percibe al perro en términos de satisfacciones de las necesidades personales, cuando estos términos no son alcanzados (usualmente no a través de la falta del perro) el dueño experimenta ambivalencia, una atracción hacia el perro por medio de afecto y responsabilidad por su bienestar y rechazo debido a que el comportamiento del animal muestra defectos.

Paranoide

Un estado de desilusión psicológica, usualmente  de una naturaleza sospechosa, describe a muchos dueños  de perros con este tipo de problema, por ejemplo, es mucho mas atrayente para el dueño que el perro que está llevándose con el hocico la almohada es por que se esta desquitando, ya que esta interactuando oralmente con la pista olfativa del dueño. Seria injusto concluir que este tipo de dueños están sufriendo un estado mental de paranoia. Se usa el término solo para exagerar una condición donde el dueño disculpa a su perro de un comportamiento caprichoso.

Lógico

El dueño que usa el sentido común para encarar una respuesta indeseable del perro pronto se convence de que el perro esta mal con el perro mas que el método que utiliza, puede ser muy difícil tratar con este tipo de cliente, sobre una base lógica, el dueño cree que se debe hacer  algo para cambiar el comportamiento del perro, mas que ajustar el tratamiento. Este dueño de perro con problemas de comportamiento aplica técnicas que tienen sentido para el mas no para el perro.

Obstinado

Este tipo de dueño usualmente involucra uno o más características de los tipos antes descritos. El factor obstinación se presenta de parte del dueño hacia el clínico consultado. La razón para mencionar este tipo de dueño es para ayudar al clínico a identificarlos lo antes posible, y de esta manera evitar frustraciones para que las consultas posteriores fluyan satisfactoriamente.

Niño

El papel del niño en los problemas de comportamiento de un perro podría ser descrito en un libro completo, pero es virtualmente imposible fabricar un esquema del niño con un espacio tan limitado como este, los niños y su perro de compañía están entretejidos en la imagen familiar, sin embargo, es posible enlistar algunos de los problemas de comportamiento del niño que podrían agravar los problemas de comportamiento del perro familiar.

El esfuerzo por clasificar a los dueños de perros con problemas de comportamiento y otros factores del medio ambiente involucrados, intenta proveer una semblanza de estructura dentro del cual se puedan enmarcar los problemas.


AUTOR: MVZ. Ernesto Ávila Escalera, Clínica Veterinaria del Bosque, México
URGENCIAS VETERINARIAS 24 HRS: 5360-3311 Y 5240-0404 | CONTACTO | MAPA DEL SITIO | AVISO DE PRIVACIDAD | Síguenos en: