Contáctanos    Urgencias (24 hrs.): 5360-3311 y 5240-0404

Conducta Agresión inducida por dolor en el perro

Agresión inducida por dolor en el perro

En general éste tipo de agresión se presenta como una respuesta a un estimulo doloroso. La autoproteccion contra el dolor es una inclinación natural de los seres del reino animal. En el campo clínico nosotros podemos ver este tipo de agresión cuando el paciente sufre un dolor localizado y gruñe o intenta morder si es tocado cerca del área dolorosa.

Los signos más comunes de agresión inducida por dolor, son cuando el perro agrede cuando la región especifica del cuerpo es tocada o manipulada. Si la existencia de un cuerpo extraño molesta o un proceso inflamatorio no es obvio, la aproximación usual es el uso de placas radiográficas u otras pruebas diagnosticas que revelen la causa del dolor. Después de que la causa del dolor ha sido resuelta médicamente y el perro sigue actuando agresivamente cuando se le toca o maneja el área, el comportamiento puede ser visto como una respuesta condicionada, la cual es susceptible a una terapia de comportamiento. Es importante que los médicos veterinarios tomemos conciencia que el dolor es controlable y que existe hoy, ya entrados en el siglo XXI, con todo un arsenal de analgésicos narcóticos y no narcóticos, desinflamatorios no esteroidales, etcétera a nuestra disposición para evitarles innecesarias.

Tratamiento de la agresión inducida por dolor

En este caso, que es obvio retirar la fuente de dolor antes de esperar algún progreso en el comportamiento agresivo. Una vez que el dolor no este presente, el tratamiento indicado es una Desensibilización sistemática más que un Contracondicionamiento. El grado de Desensibilización puede principiar tocando ligeramente al paciente sobre el área y dando golosinas cada vez que esto se efectúe, después un par de sesiones diarias para que el dueño pueda tocar al perro.  Otra técnica puede ser acariciar al paciente acercando gradualmente las caricias hacia al área anteriormente afectada.  El tiempo utilizado en esta técnica puede ser de dos semanas o mas, el uso de tranquilizantes puede disminuir este periodo de tiempo, si la respuesta condicionada se elimina con la droga el dueño debe manejar al perro frecuentemente en el área afectada recompensándolo, la dosis del tranquilizante es gradualmente reducida en las próximas dos semanas. Las similitudes en los tratamiento en la agresión por dolor y por miedo, son apreciables, ambas requieren de un proceso de Desensibilización sistemática.

NOTA: Los fármacos y sus dosis han sido borrados de manera intencional.


AUTOR: MVZ. Ernesto Ávila Escalera, Clínica Veterinaria del Bosque, México
URGENCIAS VETERINARIAS 24 HRS: 5360-3311 Y 5240-0404 | CONTACTO | MAPA DEL SITIO | AVISO DE PRIVACIDAD | Síguenos en: