Contáctanos    Urgencias (24 hrs.): 5360-3311 y 5240-0404

Conducta Agresión depredadora en el perro

Agresión depredadora en el perro

La función conservadora de  las especies es mucho mas evidente en  los combates entre especies diferentes que en la agresión intra especifica. La influencia reciproca de la evolución de las especies nos da uno de los mejores ejemplos de adaptación lograda por la presión selectiva de determinada función. Los motivos que determinan el comportamiento de un cazador en su interior son fundamentalmente diferentes de los del combatiente.  El perro que asecha lleno de pasión cinegética contra el conejo o la liebre tiene exactamente la misma expresión alegre y atenta que cuando saluda a su amo.

Esta clasificación se refiere a la tendencia natural de los carnívoros de matar animales para comer.  Nosotros de alguna manera modelamos este comportamiento buscando líneas que desarrollen un excelente trabajo en la casería.  Los problemas pueden surgir cuando éste comportamiento depredador está dirigido hacia gallinas, gatos, ovejas, o el poodle del vecino.  La agresión depredadora, no involucra gruñidos como advertencia por lo que difiere de otros tipos de agresión, ya que no implica amenaza.

En éste tipo de agresión el perro persigue o ataca animales o personas como si fueran sus presas que se encontrarían en estado natural. Las victimas son atrapadas y algunas veces comidas, las victimas por este tipo de agresión son heridas por mordidas (que usualmente se presentan en glúteos, pantorrillas o tobillos) o dañadas por traumatismos con objetos como automóviles cuando tratan de escapar o son sorprendidos por un perro que se encuentra al acecho detrás de alguna reja. El ataque depredador involucra acecho, persecución, asalto, mordida o combinación de estas conductas. Comúnmente es dirigida a cosas que se mueven, ya sean humanos, animales o incluso maquinas, la persecución y la mordida, el estimulo que frecuentemente desencadena el ataque depredador hacia las personas, animales u objetos es movimiento rápido ( por ejemplo, bicicletas, vehículos en movimiento o correr), movimientos inusuales como llantos o ruidos, por ejemplo, gritos de pánico o juego).

De hecho algunas razas de perros se seleccionan por su tendencia a perseguir o acechar a su presa y por ultimo capturarla y matarla. Se destacan entre esas razas los terriers, Dachshunds y varias razas de perros de caza, no es de extrañarse que perros de compañía ocasionalmente presenten esa tendencia ancestral genéticamente transmitida.

Los perros en grupo o bien en forma solitaria pueden efectuar ataques depredadores, en muchas ocasiones los perros en jauría atacan o persisten en atacar en situaciones en las cuales un perro solitario no se atrevería, esto se debe al comportamiento alelomimético. Los perros regularmente cazan en grupos de la misma manera que lo practican las jaurías de lobos, ellos los perros lo hacen con o sin compañía humana, los perros también poseen habilidades de coordinación social que los capacita para infligir grandes daños, mas que si lo hicieran de manera individual. Perros que han realizado ataques solitarios en donde estos han sido de consideración e incluso han dado muerte a la victima ( en especial si este es un niño) generalmente tiene antecedentes de practicar la cacería de pequeños mamíferos como ratones, ratas conejos, o reptiles como lagartijas. Ellos saltas efectuando movimientos sutiles, atacado a su presa (victima) ya sea de una sola mordida y en otras ocasiones sacudiéndola hasta morir.

La agresión depredadora se presenta en perros machos y hembras de todas las edades, los perros son cazadores competitivos entre si por instinto, cuando se encuentran en grupos bien sociabilizados y jerarquizados trabajan en grupo. Debido a que muchos animales susceptibles de ser cazados son grandes el vivir y cazar en grupo era ventajoso para la supervivencia, amas características antes mencionadas fueron factores importantes en la domesticación ya que los perros ayudaban a cazar a los humanos al mismo tiempo de ofrecer compañía y protección en contra de otros animales o grupos étnicos, es por esto que el hombre ha criado y seleccionado desde hace mas de 10, 000 años a perros que les han servido con este fin, de hecho en la crianza se han producido modificaciones en el comportamiento en donde se inhibe el consumo de la presa, pero se estimula el comportamiento de persecución, la muestra y el cobro de las presas.

En muchas ocasiones los propietarios de perros entrenan de manera inadvertida a sus animales para matar, por ejemplo, incitar a sus perros (algunas veces por juego ) a perseguir gatos o perros callejeros, sin embargo se horrorizan cuando su perro trae al gato o el Poodle del vecino en el hocico, algunos otros perros viven en circunstancias en donde son otros animales quienes los “entrenan” para volverse cazadores, los gatos se sientan en una barda o techos, lejos del alcance del perro, provocándolos, frustrando al depredador, hasta que un día este da alcance a la presa. 

Tratamiento de la agresión depredadora
El perro que mata a otros animales debe ser diferenciado del perro que pelea, muchos perros que pelean terminan la pelea antes de que alguno salga lastimado, esos ataques raramente el tipo de ataque mostrado por el perro que busca matar a otro animal, el depredador canino que busca matar a otro animal, deliberadamente dirige el ataque hacia lo zona del cuello, entre los hombros y la espalda, o bien en zonas blandas como la garganta, aunque muchas de las peleas entre perros muerden en esa zona, esta se da un vez iniciada la pelea en el perro depredador lo hace al inicio del ataque, el perro que presenta la agresión depredadora comúnmente incluye sacudidas violentas de la victima. Los perros domésticos rara vez comen su presa, aunque la victimas tienden a ser animales pequeños como gallinas u otras aves, mamíferos mas pequeños como gatos , conejo u otros perros, la agresión depredadora se presenta también hacia humanos, tal es el caso del perro que se encuentra escondido al acecho por detrás de una reja, esperando ha que pase “la victima”, el problema es mas severo cuando esa victima es un niño que el perro no necesariamente lo identifica como miembro de su grupo social.

Si el perro agresor come su presa  siguiente procedimiento puede ser útil:

- A la carne del tipo de animal que es la presa se le aplica un preparado de por cada 12 Kg. de peso corporal del perro.  Esta carne se cubre con otro pedazo de carne fresca, esto induce al vómito en alrededor de 5 minutos.  Seguido de esto expone al perro al animal blanco de los ataques, de preferencia en el sitio de previos ataques, el perro puede evitar activamente al animal o puede atacar, si el perro evita la presa no será necesario un tratamiento posterior, pero si ataca de nuevo se debe preparar otro cebo para el siguiente día, este procedimiento debe seguirse hasta que el perro evite este animal ya sea activa o inactivamente.  Este procedimiento puede usarse para presas como gallinas, guajolotes, ovejas y otros tipos de animales de carne, en el caso de que el paciente ataque a su presa solo delante de su dueño es necesario que éstos últimos ganen una posición dominante para que el perro obedezca ordenes cono “ven”, ”sentado”, “quieto”, etc. Sin tener un buen control no es posible obtener resultados, para esto se puede retirar todas las muestras de afecto hacia el perro y debe darse solo cuando el perro responda positivamente, esto debe efectuarse durante varias semanas antes de exponer la presa al perro.

En el caso de que se presente agresión depredadora hacia personas, perros pequeños, o gatos, tenemos la posibilidad de utilizar correas largas condicionando al perro al final del tirón de la correa con una orden de  “NO”, o bien la utilización de collares eléctricos (estimulo disruptivos) manejados a control remoto utilizando el mismo patrón de condicionamiento. Los collares de citronela (Multivet M.R.) (Master Plus M. R ). Son dispositivos que tienen un excelente resultado, estos se cargan con aceite de limón y en el momento en que pretenden tacar a la presa se activa vía control remoto este estimulo disruptivo, interrumpe la acción, provocando que el perro asocie el ataque a esa presa con un evento desagradable.

NOTA: Los fármacos y sus dosis han sido borrados de manera intencional.


AUTOR: MVZ. Ernesto Ávila Escalera, Clínica Veterinaria del Bosque, México
URGENCIAS VETERINARIAS 24 HRS: 5360-3311 Y 5240-0404 | CONTACTO | MAPA DEL SITIO | AVISO DE PRIVACIDAD | Síguenos en: